Blogia
Letras desde Cazarabet

DOS LIBROS SOBRE LA II GUERRA MUNDIAL

SEMILLAS Y OBSERVADORES DE LA II GUERRA MUNDIAL

 

Un mundo en guerra…unas víctimas sin nombre

En 1970 un equipo de televisión británica se encontraba preparando  una serie sobre la historia de la segunda guerra mundial  y agolpando los testimonios de 273 personas que habían intervenido en el conflicto: políticos y militares como el almirante Dönitz, Anthony Eden, Averell Arriman, el general Von Manteuffel o Albert Speer, hasta el comandante japonés que planeó el ataque a Pearl Harbor o los aviadores británicos que bombardearon Alemania o los niños de las Juventudes Hitlerianas que lucharon en los últimos días de Berlín. Una parte de las  entrevistas no se usó en la serie de televisión y se utiliza ahora para que Richard Holmes que ha elaborado esta riquísima fuente de información para construir una historia oral de la segunda guerra mundial, que hay que considerar como definitiva, por cuanto nadie más podrá volver a reunir estos testimonios.

Holmes es uno de los más distinguidos historiadores y presentadores de televisión de Inglaterra. Es autor de gran número de obras, todas ellas éxitos de ventas.

 La élite y la alta sociedad en el  III Reich

En otro orden de cosas descubrimos un estudio sobre el nazismo desde la alta sociedad con archivos inéditos, diarios íntimos, fotografías y documentos diplomáticos que nos llevan “hasta los entresijos del poder nazi, donde se intercambian entre «amigos» ventajas fiscales o propiedades usurpadas...
Las antiguas élites , como los hijos del Kaiser, salen de fiesta con los nuevos ricos y los aprovechados, a quienes procuran no denunciar. La gente distinguida se lanza a una carrera por acercarse a Hitler, y las mujeres, también presentes en este teatro de poder, creen haber ganado en dignidad lo que habían perdido en derechos civiles”.
El libro es de Fabrice d'Almeida y retrata desde el ascenso de Hitler hasta su caídael devenir  de “un grupo cuyo cinismo y ocio son inalterables”. Además el libro resalta la frialdad y el cinismo,ya que:”ni el saqueo de Europa, ni el genocidio de judíos y gitanos ni la guerra impiden las partidas de caza, los bailes y las grandes cenas……”. Algo que todavía hoy en día nos produce escalofríos. Es una obra de descubrimiento en la que el lector: “puede distinguir los grupos e individuos que formaban parte de los círculos privilegiados, los motivos que llevaron a tantas personas instruidas a seguir al führer, así como el modo en que estas personas aceptaron servir a un régimen criminal….. revelando el misterio de una sociedad .

Otra forma de contar y entender la Segunda Guerra Mundial: desde la prensa española de la época.

Desde la invasión de Polonia por las tropas alemanas hasta los juicios de Nuremberg….tanto el régimen franquista como España vivieron  con máximo interés el desarrollo de una guerra que hizo temblar por momentos muchos de los fundamentos con los que la dictadura se asentaba o incluso se agarraba. Por ejemplo: ¿cuál sería el  papel que cabría al país en el nuevo orden europeo en el caso de una victoria nazi-fascista con  la esperanza de destrucción de la URSS en el verano de 1941?; cómo plantear el fenómeno de la credibilidad con  la neutralidad española entre los años 1944-1945, para que la dictadura franquista pudiera garantizarse su futura supervivencia.

Así todos los medios de comunicación , periodistas, comentaristas e intelectuales les gustaba el análisis---siempre contenido por la dictadura--. Se pueden leer  puntos de vista desde plumas como la de: Manuel Aznar, Antonio Tovar, Manuel Brunet, Andrés Revesz, Ignacio Agustí, Luis de Galinsoga o Augusto Assía; medios como ABC, Arriba, La Vanguardia Española, El Correo Catalán, Solidaridad Nacional o semanarios como Mundo y Destino o incluso el mismo dictador…

Libro para el conocimiento de una época irreconciliable. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

luisa -

me parese uuna informacion my concreta
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres