Blogia
Letras desde Cazarabet

Fernando Olmeda fotografía Gerda Taro

LA MIRADA DE GERDA TARO.
Gerda Taro es una mujer que vivió como tal--- con toda la fuerza y energía que sólo ser mujer aglutina—y que se reivindicó día  a día en sus ideas y pensamientos, haciéndonos a todos y a todas más fuertes. Gerda Taro fue todo y mucho más que la compañera del famoso fotógrafo Cappa....nadie estuvo en la sombra de nadie, simplemente porque no lo necesitaban y porque la Taro era lo suficientemente valerosa como para enfrentarse a la batalla de la reivindicación ,de la igualdad de la mujer y  de la lucha por sus ideales.
Todas estas ideas sobre Gerda Taro se reivindican y se fortalecen  con la lectura de  Gerda Taro, fotógrafo de guerra  de Fernando Olmeda, un libro que tiene el sello de Debate.

El libro también es un paseo por la historia viva de la fotografía: sus aparatos ,  las tecnologías y sus miradas,  aquellas que acaban apretando el botón que inmortaliza el momento.

Todo esto Olmeda lo utiliza como material que proporciona más cuerpo a la narración de la vida de Gerda Taro y de la sociedad que la rodeó palpitando a diferentes ritmos: Alemania y el “acoso social”, Francia  y el encuentro con sus inquietudes, puede que con ella misma y España la primera guerra que fotografió con tanta pasión, como atrevimiento por no hablar de su nunca disimulado acercamiento a los que defendían la Segunda República. En este contexto la Taro va independizándose del mismísimo Cappa y haciéndose un lugar, más que prominente, entre el resto de fotógrafos, periodistas y, escritores y poetas españoles.... Gerda Taro era como una damisela para sus amigos en un mundo acosado, ametrallado y bombardeado....
Taro murió, después de volverse a arriesgar en combate, cuando volvía con unas buenas fotos , en el estribo de un coche que en un vaivén desequilibró a la Taro que fue aplastada por las cadenas de un tanque...murió horas más tarde , destrozando la alegría que, en adelante, hubiese dejado. En cambio, dejó intocable todo aquello que había proporcionado a los que le acompañaron en su corta vida y ,para años y el futuro, dejo su herencia fotográfica de un valor tan potente como la pasión que imprimía en su trabajo.
Dicen que Cappa(“el gran Robert Cappa”) nunca se recuperó de la pérdida de Gerda Taro con la que compartió algo más que la pasión por la imagen congelada en blanco y negro...fueron una pareja un tanto atípica, quizás por esa rebeldía y escape de la estabilidad de una insostenible Taro que parecía intentar redescubrir de manera constante.

Diría que hay una tercera parte en el libro de Fernando Olmeda y es el que analiza  “la manera” de hacer periodismo y la pérdida de no pocos valores y costumbre que lo convertían en algo fascinante....para, en la actualidaad, llegar a n punto donde multitud  de “engaños” están por encima de cualquier otra consideración que engrandece el arte, simple y casi tacaño, de contar aquello que pasa, sin más.
Olmeda parece que hecha de menos, desde sus tripas, aquellos días y critica de manera valiente y realizando un esmerado “examen de conciencia” lo que apunta a no pocos ”colegas” que se creen el ombligo de la libertad, la objetividad y la consciencia. Por la parte que me toca, gracias a este libro, gracias a los nombres que dan ejemplo y gracias  a Fernando Olmeda por recordarme muchas cosas...

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

3 comentarios

babyjane -

Gran trabajo sobre Gerda, lo mejor que he leído sobre reporterismo de guerra. Recomendable
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

lufer -

Magnifico libro sobre periodismo y sobre la guerra civil.
Enhorbauena al autor

Ovniart -

Pero.. ¿y las fotos?

Dpto Fotografía
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres